California está un paso más cerca de un futuro 100% renovable. El ambicioso plan establecido por el presidente del Senado, Kevin de León (D), establecería límites en el consumo de hidrocarburos de la red eléctrica de California y su objetivo es aumentar gradualmente el consumo de energía renovable en las próximas décadas. Establecería un objetivo para producir un 60% de energía renovable para 2030 y un 100% de energía renovable para 2045, dentro de la red eléctrica de California.

California tiene el PIB más grande de cualquier estado en los Estados Unidos en $ 2.6 billones, aproximadamente el 14% del PIB de la nación entera. Una transición de la economía de la central de California al 100% de las energías renovables dentro de la red eléctrica es una tarea monumental y dificultará que otros estados no lo noten. Massachusetts es otro estado que está considerando una ley que requiere un uso de energía 100% renovable para 2050.

Esto llega en un momento en que el presidente Trump ha retirado a Estados Unidos de muchas políticas climáticas, incluido el Acuerdo de París. Kevin de León y Jerry Brown están decididos a mostrarle al mundo que el futuro energético de California no será dictado por el presidente en funciones. Dado el cambio de 180 grados en la política climática del presidente Obama a Trump, no es sorprendente que los estados deben decidir en el corto plazo su propia postura y acciones asociadas con el cambio climático.

Actualmente, California importa alrededor del 33% de su electricidad desde fuera del estado. De ese 33%, 6% es de carbón. Esto se compara con el 25% de la energía importada en California en 2010, lo que deja en claro que California está yendo en la dirección equivocada a este respecto. California necesitará cambiar esta tendencia en la importación de energía y comenzar a producir suficiente energía internamente para ser auto-suficiente. Esto no es una tarea insignificante.

California también es el tercer estado productor de petróleo y gas, a pesar que los californianos no quieran decirlo. California produjo en promedio 500,000 barriles de petróleo por día en 2014, en tercer lugar después de Texas y Dakota del Norte. Si bien el proyecto de ley no requiere una reducción específica de la producción de petróleo y gas dentro del estado, limitará el uso de petróleo y gas para la producción de energía dentro de sus redes eléctricas. En 2015, el estado de California obtuvo el 44% de su generación de energía eléctrica a partir del petróleo, el carbón y el gas natural. Además, el 30% de la generación de energía eléctrica de California fue importada.

Otro obstáculo es convertir los sistemas de generación a petróleo, gas y carbón convencionales dentro de la red eléctrica a fuentes renovables. El mix de energía de California incluye 4.2% de carbón, 39.8% de gas natural y 29.6% no especificado (una mezcla de fuentes renovables y de petróleo y gas). Esto significa que California tendrá que cambiar al menos ~ 45% de su sistema de energía e infraestructura, lo que requiere tiempo y dinero.

(Puede ver detalles de la publicación original en Forbes en este enlace)

Todo esto me hace acordar como ha cambiado todo desde el comienzo del siglo XXI, cuando California tuvo una de las peores crisis del sistema eléctrico que impactó en forma muy importante los mercados eléctricos en USA y en muchos otros países (ver la presentación que hice al respecto en agosto de 2001)

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *